¿AMLO realmente está combatiendo la corrupción?

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene una clara misión: erradicar la corrupción del país para poder lograr la Cuarta Transformación que prometió en campaña.

De hecho, en su Primer Informe de Gobierno destacó que si le pidieran resumir en una frase su gobierno diría que es «acabar con la corrupción y la impunidad».

ero más allá del discurso realmente lo está logrando? Acá te dejamos los datos.

INVESTIGACIONES

En lo que va de la administración de AMLO, las investigaciones que se abrieron por presuntos actos de corrupción han involucrado a personajes cercanos al expresidente Enrique Peña Nieto.

Uno de los primeros en «caer» fue Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex). El 27 de julio de este año, la Fiscalía General de la República (FGR) informó que obtuvo luz verde de un juez de control para cumplimentar una orden de aprehensión en su contra por el caso Odebrecht.

Además, la FGR giró órdenes de aprehensión contra tres familiares de Lozoya Austin: su madre Gilda Austin de Lozoya, quien ya fue detenida; su hermana Gilda Susana Lozoya Austin, y su esposa Marielle Helene Eckes.

Lozoya está acusado de haber recibido sobornos de hasta 10 millones de dólares por parte de la constructora Odebrecht, a cambio de apoyar a la compañía brasileña para obtener contratos de manera indebida.

Además, a petición de la Fiscalía, la Policía Internacional (Interpol) activó una ficha roja contra Lozoya Austin para que sea buscado en 190 países. 

El abogado del exdirector de Pemex ha dicho que esto es parte de una persecución política y que su cliente solo siguió órdenes del expresidente Enrique Peña Nieto.

Otro bombazo de la 4T fue contra Rosario Robles, por el tema de la famosa «Estafa maestra», investigación que reveló un desfalco de casi 5 mil millones de pesos del erario a través de universidades y empresas fantasma, que se realizaron entre 2013 y 2016.

Por este caso, Robles fue vinculada a proceso y se le dictó prisión preventiva por el delito de ejercicio indebido de funciones durante su titularidad en la Sedesol y Sedatu.

Obviamente Robles ha negado los delitos de los que se le acusa y hasta envío una carta al presidente López Obrador pidiendo un juicio justo, esto, luego de enterarse de que fue inhabilitada para ejercer cualquier cargo público por un periodo de 10 años.

En la carta, la exsecretaria de Desarrollo Social apela a los derechos que tiene como mexicana e incluso, cuestiona si una ciudadana francesa (en referencia al caso Florance Cassez) o los vinculados a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa tienen más derechos que ella.

«Lo único que exijo es un juicio justo. En lugar de eso me enfrento a una ofensiva por parte de funcionarios de gobierno. ¿Por qué esa saña», se lee en la carta de Robles.